La extraña quietud de Lipidia

Se han cumplido 54 años de la publicación de Primavera silenciosa, la obra de Rachel Carson que removió conciencias sobre el impacto ecológico del empleo de los plaguicidas, y que pronto se convirtió en uno de los libros de divulgación científica más influyentes. El primer capítulo de Primavera silenciosa tiene por título Una fábula para el día de mañana, un relato de una ciudad imaginaria dominada por una extraña quietud y sin atisbos de criatura viviente.

Salvando las distancias, haré un modesto intento a través de una fábula, como Rachel Carson, para ilustrar esta desviación de la ciencia hacia “el lado oscuro”, con lo sucedido en una ciudad donde también acabó reinando un sospechoso silencio.


En la ciudad de Lipidia,* la prosperidad se mide en kilos. El peso de más que muestran orgullosos sus orondos habitantes es su seña de identidad. Los lípidos se encuentran en abundancia tanto en sus generosas carnes como en toda su gastronomía.

Los habitantes de Lipidia nunca tuvieron demasiada confianza en la medicina, pues todos estaban más que hartos de que los galenos les hablaran insistentemente sobre la necesidad de adelgazar.

– Un lipidio escuálido no puede ser feliz. ¡Esos matasanos no saben lo que dicen! –comentaba en la calle un mofletudo caballero que desplazaba por la acera sus 180 kilos.

A decir verdad, tampoco tenían demasiada confianza en la química. En los mercados de la ciudad jamás entraban alimentos foráneos con todos esos “venenos” en forma de aditivos, y mucho menos los manipulados genéticamente.

¡Hasta ahí podríamos llegar! –decía una rolliza señora mientras recolectaba lechugas en su huerto- Esto sí que son productos naturales y sanos, sin porquerías químicas.

Para ser sinceros, tampoco tenían mucha confianza en los físicos.

Esos no son de fiar –dice el alcalde, haciendo crujir el sillón del ayuntamiento bajo sus 155 kilos-. Nos insisten en que pongamos pararrayos en los edificios altos, como si eso fuera a servirnos de algo ante la furia de los cielos. ¡Que se dejen de pararrayos y nos quiten esas antenas que han puesto en la colina, que nos tienen enfermos a todos!

Definitivamente, los lipidios no confiaban en nada que tuviera que ver con la ciencia. Estaban convencidos de que era algo que no les resolvía nada y les complicaba la vida. “Los científicos, poquitos y lejos”, se les oía decir con frecuencia.

Cansados de ser ninguneados por los habitantes de Lipidia, urdieron un plan que habría de servirse del analfabetismo científico de éstos. Todo comenzaría con una estrategia para potenciar el avance y la innovación en la ciudad, y los lipidios tendrían que estar a la altura de la imagen que se debía ofrecer.

Los científicos convocaron a los ciudadanos para comunicarles que ponían a su disposición, por un módico precio, un método de adelgazamiento que no precisa seguir ningún tipo de régimen. Solamente ingerir el contenido de una ampolla una vez al día.

Es una técnica revolucionaria –dijo uno de los expertos-. Hemos descubierto que la grasa, causante de la obesidad de todos nuestros convecinos, si se diluye un número muy elevado de veces, hace el efecto contrario y ayuda a adelgazar.

Por primera vez, y sin que sirviera de precedente, todo el mundo escuchaba a los científicos sin pestañear, sin perderse un solo detalle de lo que decían. Los expertos les aseguraron que el tratamiento sería asequible para todos los bolsillos, y que comenzarían a notar sus efectos desde las primeras tomas.

Lo que no dijeron fue la verdadera manera en que se produciría la disminución de peso. Después de haber preparado aquellas ampollas de alcohol, diluyendo unos gramos de tocino de cerdo hasta casi el infinito, se las vendieron a una población impaciente por notar el efecto en sus básculas. A partir del día siguiente, como habían acordado en la Academia de Ciencias, reducirían paulatinamente el valor de la aceleración de la gravedad, hasta ese momento fijado en 9,8 m/s2.

En un mes, los científicos habían descendido el valor hasta los 4,9. Los habitantes de Lipidia contemplaban con alborozo que todos habían reducido su peso exactamente a la mitad, sin que se les notara merma ni desmejoramiento en su aspecto físico. Estaban encantados. Era mucho más agradable presumir de peso ideal sin tener que trabajarse lorzas y michelines. Cajas y cajas de las ampollas milagrosas, con alcohol como único ingrediente, salían a espuertas para proporcionar cuantiosos beneficios a los científicos.

Pero esto era sólo el principio. El siguiente paso del plan afectaba a un asunto tan estratégico como la energía. De nuevo, en connivencia con la Academia de Ciencias, se organizó una asamblea extraordinaria para aprobar la próxima acción: abolir la segunda ley de la Termodinámica. De nuevo, se convocó a los exultantes lipidios para explicarles, en román paladino, las consecuencias que traería esta abolición.

– Esta medida que acabamos de tomar por unanimidad significará el avance definitivo de nuestra ciudad hacia un futuro de progreso desconocido hasta entonces. La supresión de la segunda ley de la Termodinámica elimina la factura que nos imponía la naturaleza de manera inexorable, una tasa energética tan desproporcionada que ningún gobierno se atrevería a implantar.

Desde mañana, todas nuestras máquinas funcionarán sin requerir un aporte de energía continuo. Bastará un impulso inicial para que cualquier ingenio mecánico continúe funcionando por sí solo. Nuestros electrodomésticos podrán desconectarse de la red y seguirán funcionando; nuestros barcos y nuestros vehículos no dependerán más del petróleo pues obtendrán el calor necesario para sus motores del agua del mar o de la atmósfera. La era del movimiento perpetuo comienza en nuestra ciudad.

Los lipidios no salían de su asombro. Por fin los científicos servían para ofrecerles un futuro tan prometedor como nadie hubiera sospechado. No más facturas de electricidad, no más repostaje en la gasolinera… esto era el progreso en su grado máximo. Pero no todos los habitantes estaban tan contentos. Ante el anuncio hecho por la Academia de Ciencias, el pánico se desató entre los directivos de las compañías eléctricas y de las petroleras.

Esa misma noche, las acciones de las grandes empresas energéticas cayeron en picado. Las pérdidas eran monumentales. El mercado se inundó de acciones a la venta que perdían valor a cada hora, a cada minuto.

Al comenzar el nuevo día, el optimismo con el que amanecieron los lipidios fue desapareciendo cuando descubrieron que ningún artefacto mantenía su funcionamiento por sí solo, como les habían dicho los científicos. El silencio aplastante de la ciudad, con todas sus máquinas y vehículos detenidos, tenía como testigos a unos habitantes mudos y desorientados. Nadie recordaba una quietud como aquella, mientras en su mente bullían multitud de preguntas.

¿Habrán suprimido la abolición de la ley sin decirnos nada? ¿Será que han retrasado su entrada en vigor y continuamos sufriendo esa condenada segunda ley?

Confundidos, todos acudieron apresuradamente a primera hora de la mañana al salón de plenos del Ayuntamiento, donde les esperaban los nuevos accionistas de las empresas energéticas: los miembros de la Academia de Ciencias. La liquidez obtenida por la venta de las ampollas homeopáticas se había transformado en una magnífica inversión.

Les explicaron que, en realidad, nadie había perdido un solo gramo de sus generosas figuras, y que todo había sido fruto de la manipulación de la ley de la gravedad… o de la manipulación que habían sufrido por su ignorancia científica.

A partir de aquel día, y con la humildad de la lección aprendida, los lipidios se interesaron mucho más por la ciencia y escuchaban con más atención a sus expertos. Al fin y al cabo, los considerables fondos que otorgarían las acciones a la Academia se emplearían para el avance y el beneficio de la ciudad, esta vez de verdad.

Eso sí, todos los habitantes se comprometieron a disciplinarse para adelgazar y a ser responsables con el consumo de energía porque en Lipidia, la ley de la gravedad y la segunda ley de la Termodinámica volvieron a cumplirse sin excepción.


*  Con el término “lipidia” se hace referencia en Chile a una indigestión, mientras que en Cuba significa terquedad u obstinación. Ambas acepciones se ajustarían también a los habitantes de esta ciudad de fantasía.

Anuncios

Acerca de José Antonio Bustelo

Ingeniero agrónomo y divulgador científico. Premio Prisma a la Divulgación 2004 y director de la Escuela de Literatura Científica Creativa.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s