Tema de escritura para junio: vida

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

En esta décima del monólogo de Segismundo de La vida es sueño (1635), Pedro Calderón de la Barca condensa el tema central de la obra: la libertad del ser humano para dirigir su vida sin estar condicionado a un hipotético destino. Si la extendemos al ámbito de la Tierra, cada suceso en la historia de nuestro planeta está marcado por opciones, obstáculos, tenacidad y reescrituras. La vida es el accidente supremo; se reconstruye ante cada cambio, concibe respuestas antes de que surjan las preguntas y arrastra consigo a su entorno en cada nuevo camino que abre. Si la biosfera conecta a toda la vida a través del espacio, la evolución la conecta a través del tiempo.

El 5 de febrero de 1943 el salón de conferencias del Trinity College de Dublín estaba atestado de dignatarios, diplomáticos, representantes del gobierno, artistas, famosos y estudiantes. Querían escuchar al Premio Nobel de Física Erwin Schrödinger, el célebre científico refugiado de Austria, en la primera de un ciclo de tres conferencias titulado ¿Qué es la vida? Aspectos físicos de la célula viva. En el inicio de la charla dice Schrödinger:

En física hemos tratado hasta la fecha con cristales periódicos. Constituyen una de las más fascinantes y complejas estructuras por la cual la naturaleza inanimada pone a prueba su inteligencia. Aún así, comparados con un cristal aperiódico son planos e insulsos. La diferencia de estructura es de la misma clase que entre un ordinario papel pintado, que repite el mismo patrón una y otra vez, y un tapiz de Rafael que en lugar de aburridas repeticiones muestra un elaborado diseño del gran maestro.

El «cristal aperiódico» al que se refiere es, por aquel entonces, la predicción que hace Schrödinger de una molécula desconocida, el soporte físico de la información genética que custodia una «escritura en código». Debieron pasar diez años para que el último día de febrero de 1953 un par de colegas de Cambridge bien avenidos irrumpieran en el pub The Eagle al grito de «¡Hemos descubierto el secreto de la vida!». Francis Crick y James Watson habían desentrañado la estructura del ADN y el logro merecía un brindis con dos pintas de cerveza.

Por ello, amigas y amigos polivulgadores, os invitamos a escribir sobre la vida en relación con el campo de la ciencia de vuestra elección, tanto sobre la vida que conocemos como sobre su detección fuera de nuestro sistema solar. Para ello debéis publicar el próximo 15 de junio un tuit con el enlace a vuestro texto, el hashtag #PVvida y mención a @hypatiacafe. Os recordamos, sobre todo si participáis por primera vez, que podéis consultar los tipos de texto admitidos, así como las reglas para el conteo de sílabas en poesía si optáis por escribir scikus.

Y vosotres, ¿qué secreto de la vida nos queréis contar? Yo, uniendo las visiones de Schrödinger y de Calderón, me atrevo a dejaros esta para que os inspire:

Sueña con formas la vida
que cambian imperceptibles.
El azar de los posibles
la moldea y consolida
de la extinción renacida.
Sueña el cristal con copiarse
y fielmente replicarse
con exacta ortografía,
aunque la errata porfía
para mutar y adaptarse.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s