Tema de escritura para septiembre: Gaia

En una entrevista hace dos años, y haciendo gala de su conocido sentido del humor, James Lovelock afirmó que «la biosfera, al igual que él, estaba en el último 1% de su vida». Fallecía el pasado 26 de julio, el mismo día que cumplía 103 años, y este fue el sciku que dediqué a su legado.

Es conocido sobre todo por enunciar la hipótesis Gaia, un modelo interpretativo que ideó en 1969 y que afirma que la presencia de la vida induce cambios en el entorno para el mantenimiento de la biosfera. Lo animado y lo inanimado se retroalimentan continuamente para regular la química de la atmósfera, la de los océanos y la temperatura en un equilibrio dinámico a escala planetaria. Pero antes, en 1957, diseñó un detector de captura de electrones, un dispositivo de extraordinaria sensibilidad que, en principio, concibió para determinar trazas de pesticidas. El destino quiso que este detector, selectivo para compuestos como los halógenos (flúor, cloro, bromo, yodo) fuese el primero en revelar la presencia de clorofluorocarbonos en la atmósfera, los CFC que amenazaban la integridad de la capa de ozono.

Por ello, amigas y amigos polivulgadores, os invitamos a escribir sobre cualquiera de las relaciones que se den en la biosfera entre lo vivo y lo inerte: fotosíntesis, cambio climático, ciclos biogeoquímicos, microbiología del suelo, organismos extremófilos y un largo etcétera. Para ello debéis publicar el próximo 15 de septiembre un tuit con el enlace a vuestro texto que incluya el hashtag #PVgaia y mención a @hypatiacafe. Os recordamos, sobre todo si participáis por primera vez, que podéis consultar los tipos de texto admitidos, así como las reglas para el conteo de sílabas en poesía si optáis por escribir scikus.

James Lovelock también ideó Daisyworld, una simulación por ordenador de un planeta habitado exclusivamente por dos variedades de margaritas: blancas y negras. En función de la intensidad luminosa de la estrella que orbitaba, la proporción entre la variedad blanca (que refleja la luz) y la negra (que la absorbe) cambiaba para mantener estable la temperatura del planeta. Este mundo tan simple fue ganando en complejidad cuando se añadieron conejos, zorros y otras especies, y pronto fue evidente una conclusión: la importancia de la biodiversidad para hacer el sistema más robusto y estable ante las perturbaciones. Igual de importante que la diversidad de enfoques que vosotres, polivulgadores, mostráis mes a mes con vuestros relatos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s